La música de toda la vida. Sin amplificador, sencillamente agradable al oído...

...para disfrutar el momento, y el que quiera también puede cantar, tararear o simplemente soñar con la música.